Supercomputación y otras cuatro capacidades digitales que necesita Europa

Compartir:

La inversión para el crecimiento en la Unión Europea es menor ahora que antes de la crisis, a pesar de que nos enfrentamos a grandes desafíos: revolución digital, cambio climático, envejecimiento de la población, problemas migratorios…. la mayor capacidad de inversión a largo plazo en Europa deberá centrarse en dos retos cruciales: adaptarse a un modelo de crecimiento más sostenible e invertir en capacidades digitales estratégicas.

El desarrollo de un Mercado Único Digital en la Unión Europea debe ir acompañado de una infraestructura digital muy robusta. Damos la bienvenida al ambicioso Programa Digital Europeo de inversión y financiación, que busca aumentar la competitividad de la UE y desarrollar las capacidades digitales estratégicas de Europa. ¿Cuáles son estas capacidades?

  1. Supercomputación. La supercomputación y el procesamiento de datos son cruciales para el desarrollo de muchas áreas, desde la salud y las energías renovables hasta la ciberseguridad, pero Europa está invirtiendo poco en eso, con una brecha de financiación anual de entre 500 y 750 millones de euros.
  2. Inteligencia artificial. Es necesario impulsar las inversiones para aprovechar al máximo la inteligencia artificial pero garantizar al mismo tiempo un marco ético y legal adecuados. Los centros de innovación digital juegan un papel crítico en este sentido.
  3. Ciberseguridad y confianza. La UE tiene que impulsar la defensa cibernética y la ciberseguridad, financiando equipos e infraestructura de última generación y desarrollando las habilidades y conocimientos necesarios.
  4. Habilidades digitales. En este aspecto, la adquisición de estas habilidades es especialmente importante para las PYMEs y administraciones públicas.
  5. Ampliar el uso de las tecnologías digitales en toda la economía y la sociedad para facilitar el acceso a la tecnología y al conocimiento para todas las empresas, especialmente las PYMEs.

La sostenibilidad, esperanza para el crecimiento europeo

Aún es necesaria una inversión adicional de 180.000 millones de euros al año para cumplir los objetivos fijados por el Acuerdo de París para 2020. Esta inversión debería centrarse en tres áreas: eficiencia energética, energía renovable y transporte limpio.

En este contexto,los bancos juegan un papel crucial en la lucha contra el cambio climático y la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, gracias a su capacidad para movilizar recursos.

Europa necesita que tanto el sector público como el privado aceleren la adopción de nuevas tecnologías sostenibles que fomenten la competitividad de las empresas europeas. Esto es particularmente importante para las pequeñas y medianas empresas, con menor capacidad de acceso a estos recursos. En este sentido, el sector financiero debe ser parte de la solución que ayude a estas empresas a conseguir los objetivos de sostenibilidad de la UE, ha afirmado.

La buena noticia, es el establecimiento de una Agenda Sostenible, prioridad dentro del nuevo mandato legislativo europeo. La Comisión quiere promover iniciativas muy ambiciosas, como el European Green Deal, que persigue que Europa sea el primer continente que alcance la neutralidad climática. Para ello, la CE promueve una Ley Climática Europea para lograr el objetivo de neutralidad en emisiones en 2050. Asimismo, prevé lanzar un Plan Europeo de Inversiones Sostenibles para desbloquear un billón de euros en inversiones sostenibles en la próxima década. Por último, trabaja en la creación de un marco regulatorio para fomentar la sostenibilidad.

El Rome Investment Forum es un evento financiero celebrado en Roma por la Federación Bancaria Italiana donde empresas, reguladores y sociedad civil debaten sobre el futuro de Europa.

 

 



Deja una respuesta

Abrir chat